Necesidad de unión para la acción colectiva

El nimio (mínimo) progreso que la sociedad realiza en estos tiempos, se debe en gran parte a que las gentes no son conscientes del significado de la situación social que venimos aludiendo y por tanto denunciando y denostando.

Debemos hacer saber o recordar que los gobiernos y las culturas, tanto oriente como de occidente, nunca han sabido implantar normativas de vida y orientación con premisas verdaderamente integrales y democráticas, lo cual justifica ampliamente la situación en que la sociedad está inmersa.

Es de esperar que de ahora en adelante todo empiece a cambiar, puesto que los tiempos exigen que se vaya haciendo, aunque sea un pequeño aggiornamento a lo que nosotros transcribimos como normas integrales y democráticas.     

Actualmente asistimos consternados a las amenazas del continuado autoritarismo y mal gobierno de las naciones capitalistas, que se empeñan en que la sociedad tenga que volver a estados de vida ya hace tiempo superados.

Si ello se consigue, (y todos los datos aseguran que se está cumpliendo), desgraciadamente se perderá el relativo bienestar que con tanto dolor y sangre hemos podido alcanzar durante los últimos siglos, y con ello será punto menos que imposible el progreso y evolución normal de los pueblos.

Rogamos que nadie se extrañe de nuestra insistencia en asegurar para todo individuo un bienestar (nivel de vida digno) vital como simiente y cimiento, para empezar una nueva visión y enfoque de la vida y la existencia.

Es por lo cual en nuestras explicaciones (explanaciones) tratamos con frecuencia temas de tipo socio-político-económico, es decir cuestiones densas (materiales) que en nada se relacionan al parecer con los temas principales de nuestro estudio, que son específicamente de significación intelectual, integral y transcendental.

Teniendo en cuenta todo eso que venimos exponiendo, es de todo punto lógico y necesario que la sociedad (todo el pueblo) se plantee formalmente una rebeldía y un levantamiento  general buscando el verdadero estado de su superación y progreso que ya la evolución reclama y requiere.

Sin embargo, y por desgracia, es evidente que la mayoría de la gente (salvo excepciones) no está adecuadamente motivada y, por tanto, no es lo suficientemente consciente para tomar decisiones y enfrentarse a la situación peligrosa en que los poderes actuales nos están  colocando;  así pues, poco a poco tendremos que irnos preparando para luchar y para no perder los derechos adquiridos con tanto esfuerzo y trabajo por nuestros mayores; sobre todo para que el sistema pueda cambiar,  de tal manera que la vida pueda ser enfocada en forma verdaderamente correcta.

Esta situación y su peligrosidad es intuida ya por muchas personas en la actualidad; sin embargo, no hay más remedio que reconocer que hoy en día, reina en el ambiente de la sociedad actual, una especie de oscuridad (ceguera) que le impide  ver con claridad la situación calamitosa en que está inmersa; ello supone un verdadero freno y traba para la reacción contundente que el pueblo debería tomar ante la situación bochornosa y autoritaria (antidemocrática) que  está soportando.

Al estar tanto tiempo incrustada la sociedad en la vida capitalista, y al haber sido aceptadas las normas que tal estado  requiere, no es de extrañar que el pueblo sea punto menos que incapaz de darse cuenta y por tanto, reaccionar ante la explotación y abuso al que está siendo  sometida.

Consideramos que con estas formas de vida tan injustas en que la sociedad siempre ha estado inmersa, y que ahora estamos patentizando, las personas tomarán conciencia de que necesariamente no hay más remedio (por justicia) que decidirse a trabajar y esforzarse (luchar y combatir) para que la situación cambie radical y definitivamente.

Fuente: La Era de Acuario (Germán Martín)

about author

Bela

belamu@gmail.com

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.