DEMOCRATIZAR LOS GOBIERNOS

Como venimos explicando, la UNIDAD del pueblo es la primera acción que toda persona consciente debe buscar para que, conscientemente y haciendo uso de las acciones adecuadas y pertinentes, se pueda conseguir la derogación de los gobiernos autoritarios y las leyes autoritarias actuales que nos rigen y que están reflejadas en la mayoría de las instituciones.

Casi todos los gobiernos, y muy significativamente el español, se comportan en forma autoritaria, por tanto, su modo de actuar es tiránico, y sobre todo injusto, por lo cual consideramos que son inadecuados para una verdadera y real gestión de los medios de los que depende la vida de los pueblos.

Al funcionar de esta forma autoritaria, los gobiernos, se justifican ampliamente por las leyes que ellos mismos hacen para imponer su criterio, y de este modo se supone que su comportamiento es normal, justo y adecuado. 

Lo más importante, es decir lo más grave, es que en el día de hoy todos estos gobiernos proclaman y vocean que su acción es netamente de tipo y carácter democrático, por el simple hecho de que el pueblo los elige cada cuatro años, y que algunas (unas pocas) de las normas y leyes que usan han sido rebajadas un tanto en su rigor y significado.

La verdad es que, aunque hayamos dicho en el párrafo anterior, que hay elecciones cada cuatro años, y que algunas normas y leyes están un poco rebajadas, la gran mayoría de ellas, y sobre todo las más importantes y significativas, siguen siendo autoritarias, porque no han sido ni cambiadas ni revisadas desde los tiempos antiguos, es decir que la mayoría de las leyes y las normas de hoy no tienen significado y sentido democrático.

Por otra parte, aunque los gobiernos y las leyes se consideran democráticas porque hay elecciones cada cuatro años, es bien sabido que ello constituye un subterfugio peligroso y negativo, ya que los gobernantes elegidos de esta forma, en manera alguna tienen en cuenta los pareceres y necesidades de los que les eligen a la hora de dictar leyes y regir el Estado.

Recordamos que todo mundo debe tener muy en cuenta que, desde que el dictador Franco abolió la República, (por medio de un golpe de estado y una guerra), nunca ha habido gobierno legítimo en España.

Por tanto, sobran razones para rebelarse y luchar, para que venga un gobierno que sea verdaderamente legítimo.

Mientras que no se consiga lo que decimos acerca de los gobiernos, de las leyes y de las instituciones, será punto menos que imposible conseguir la rotura del segundo nudo gordiano, o segunda toma de la Bastilla (cambiar sistema capitalista).

 Entre tanto, y simultáneamente, tendremos que proceder al cambio y proceso de sustitución del sistema, para que la vida se renueve de modo que ayude y favorezca una justa y correcta manera de evolución y progreso.

Fuente: Era de Acuario (Germán Martín)

 

about author

Bela

belamu@gmail.com

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.