El Valor del Dinero

Tal y como venimos exponiendo, creemos que el cambio de las bases ideológicas que sustentan nuestra Civilización Occidental (el Capitalismo y el Cristianismo) es uno de los objetivos más importantes que tenemos que acometer. Como es nuestra intención seguir profundizando en ello, no podemos hablar del Capitalismo sin hablar de la base que lo sustenta, esa especie de cáncer maligno que se introduce inequívocamente en toda clase de asuntos, negocios y funciones, y que nadie se atreve a poner remedio o freno porque, al parecer, es el amo y señor feudal en toda clase de situaciones, posiciones y estados.

Se trata, ni más ni menos, de la para nosotros odiada y morbosa palabra conocida por el vocablo de DINERO, que, sin duda, habría de ser calificada como un auténtico Becerro de Oro, suponiendo que esa leyenda tenga algún valor simbólico en el mundo denso.

En general, parece ser que la gente (salvo algunas excepciones) no entra ni quiere entrar en disquisiciones ni disputas acerca de si el Dinero es o no una entidad malvada o perversa que deteriora y deforma el verdadero sentido y significado de cualquier clase de actividad que el ser humano pretenda llevar a cabo.

Antes al contrario, la gente casi siempre lo considera como un comodín a modo de trampolín, que  pudiera permitir una mejor realización  de gestión en cualquier clase de actividad o negocio que se quisiera intervenir.

Las ciencias humanísticas y científicas lo consideran, en general, como el combustible de su actividad y mantenimiento; la economía político-social se dedica y se empeña en buscar medios y métodos para que dicho Dinero corra y funcione sin  graves estorbos y dificultades.

Algunas líneas de tipo socio-político, y sobre todo la llamada corriente Socialdemócrata, intenta hacer posible una especie de mejor o más correcta distribución del dinero y sus productos, (pero no de su uso), lo cual resulta y resultará de todo punto improcedente, porque sólo ataca y acomete el problema desde fuera, sin tener en cuenta las verdaderas causas de la utilidad o no del dinero.

Por otra parte, dicha corriente socialdemócrata no es, o no quiere ser consciente, de los malvados o perversos resultados que el Dinero acarrea, y que a la vez los disimula; todo ello ante la indiferencia, la conformidad, el desprecio, el odio o la mirada atónita tanto de los poseedores como de los desposeídos del mismo.

No va a ser fácil ir convenciendo a las gentes cultas y educadas de estos tiempos, acerca de la precisión y necesidad perentoria de ir eliminando la función Dinero en la vida de los pueblos;  tarde o temprano será de todo punto indispensable eliminarlo, si es que se quiere de verdad poner cauces, líneas y vías correctas de vida, evolución y progreso para la humanidad.

La principal razón, (muy normal desde el punto de vista meramente humano), es la ceguera global (endémica) que el pueblo padece, al pensar y considerar que el objeto primordial de la vida y la existencia es conseguir y mantener medios económicos (dinerarios), para asegurarse un status suficiente donde se puedan cumplimentar o liberar las tensiones y pulsiones intrínsecas, complaciendo la multitud de gustos, deseos y apetitos que la vida normal requiere, excluyendo cualquier pretensión de orden superior (trascendental).

Por supuesto, mucha gente empieza a reconocer ya que el Dinero es el leitmotiv y motivo-causa central y común detrás de toda actividad de gestión, teniendo que vivir, como lo hace, en  estados regidos por el sistema capitalista.

Todos sabemos que esta característica (repetimos) de vivir casi exclusivamente por y para el dinero, es el motivo por el que cualquier intento o impulso vital puede ser alterado, deformado, aprovechado y por tanto desvirtuado, porque puede suponer casi  siempre un posible  desarreglo para la persona humana.

Nosotros preconizamos que este nombre (dinero) con su función y cometido incluidos, deberá ser poco a poco pero definitivamente, no solo descartado y desechado, sino también olvidado.

Si la humanidad no es capaz de conseguirlo, podrían volverse irredimibles, y por tanto irreversibles, muchos de sus resultados negativos injustos y defraudantes que la sociedad sufre continuamente, con lo cual se haría, punto menos que imposible la evolución y progreso auténtico del ser humano.

Habrá, por supuesto, graves dificultades de adaptación y funcionamiento normal en la disposición, uso y distribución de productos y bienes (riqueza) y de las funciones normales de las personas, cuando el dinero ya no sea la gasolina y la moneda de cambio en la producción y consumo de bienes y productos.

Sin embargo, estamos seguros de que los avances humanos en comunicación, libertad, justicia, tecnología y evolución sociológica (solidaridad), posibilitarán, de una manera u otra, que ese Problema pueda ser arreglado y solucionado (superado) sin demasiadas dificultades o complicaciones.

Esto solo se realizará en verdad, cuando la primera condición del ser humano sea la honradez, y  cuando ningún ser pensante tenga precisión de mentir para conseguir lo que necesita.

POLÍTICA. La redistribución del dinero es un paso necesario pero incompleto para una verdadera justicia ya que mantiene la necesidad de que haya ricos y pobres. Y la justicia es que todas las personas tengamos garantizadas nuestras necesidades básicas cubiertas, y tener como  prioridad la evolución de la persona, por encima del deseo capitalista de vivir para tener dinero.

Fuente: La Era de Acuario; Germán Martín.

about author

Bela

belamu@gmail.com

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

One Comment on "El Valor del Dinero"

    Me temo que el poder a la sombra ya ha tomado la iniciativa con respecto al «dinero».
    Primero; eliminarán las divisas de cada país, con lo cual también adversarios poderosos.
    Segundo: eliminan la moneda y billetes a traves de los sistemas electrónicos, así obtienen el control absoluto de la vida cotidiana de los humanos.
    Tercero: nos darán una renta mínima que garantizará la cobertura de las necesidades básicas de los humanos, estableciendo de facto el sistema de castas cuyo método de medición será el saldo en tu cuenta.
    Conclusión; el «dinero» habra desaparecido de la vida de la gente substituido por unos números digitales que bien podrían simbolizar puntos de buen ciudadano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.