ALIENACIÓN DEL SER HUMANO

Vamos ya a enunciar algunas de las principales razones que explican la gran aberración, engaño y falsedad de la Civilización Occidental, (conglomerado de ideologías), como también su fracaso y su futura desaparición.

 En primer lugar, la conciencia de toda persona está siendo claramente perturbada e intrínsecamente limitada, porque se ve obligada, (por interés o necesidad) a expresarse de forma reiterada, mediante líneas impropias a su idiosincrasia que suponen deformación o deterioro de la personalidad.

 En efecto, resulta fácil de ver por cualquier persona sana, cómo gran parte de los impulsos más naturales e intrínsecos (espontáneos) de las personas, quedan entorpecidos, y muchas veces impedidos, en su natural salida y cumplimiento; o, por otra parte, parece que son dirigidos a un deterioro en sus normales vías de expresión y desarrollo.

Por otra parte, ciertas premisas conceptuales de esa línea cultural de occidente, que ya están presentes en todo el mundo, son muy proclives y se inclinan a una comprensión y aceptación decisiva y definitiva de que la persona humana es una entidad caída, necesitando imperiosamente un algo externo a sí misma para evolucionar adecuadamente, y que ese algo imprescindible tiene que ser el sentido de vida que la Cultura occidental presenta.

 Al llegar aquí, no tenemos más remedio que decir con tristeza y dolor, cómo las diferentes y numerosas líneas de confrontamiento y enfrentamiento a dicha cultura occidental, en sus intentos e interesantes proyectos de mejora y arreglo a esta sociedad verdaderamente angustiada y aterrada, desconocen y omiten, (nosotros suponemos que será quizá por ignorancia), las razones esenciales que suponen el verdadero fracaso de la Civilización Occidental.

 Para mayor desgracia, esa misma cultura occidental, lleva a cualquier persona (además de lo ya dicho) a la conclusión de que ha de sentirse culpable (asumir conciencia de culpabilidad), por el simple hecho de su inseguridad (porque ya piensa), lo cual ya no es de recibo para el ser humano consciente.

 Es de saber que eso que llamamos inseguridad, es nada más y nada menos el gran privilegio humano de poder ya hacerse cargo de sí mismo, es decir, de optar entre una cosa u otra, sin miedo a que algo sea malo o bueno, puesto que ese riesgo ya puede ser previsto naturalmente por la conciencia humana.       

 Por estas razones, y por otras que ya hemos expuesto o que deberemos exponer, no hay más remedio que deducir definitivamente y en voz muy alta, que la persona humana, al estar inmersa directa o indirectamente en la Cultura Occidental, queda mentalmente deteriorada y deformada.

 Nosotros, aunque no seamos sicólogos oficiales, nos atrevemos a considerar esta mala posición del ser humano como una verdadera alienación; además, nos vemos obligados a considerarlo como un grave y cruel despropósito para el normal y correcto progreso y evolución de las personas.

Fuente: La Era de Acuario (Germán Martín)

about author

Bela

belamu@gmail.com

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.